Como te prometí, ¡vamos con ejercicios de visión natural! Aunque este que te voy a comentar ya estaba presente en el blog, es tan fundamental que conviene recordarlo a menudo; además, te voy a revelar más detalles que te serán de gran ayuda. El ejercicio se conoce como palmeo y es una de las grandes aportaciones en visión natural del Dr. William H. Bates, de quien te hablaba ayer.

Se trata de una técnica muy sencilla que relaja los músculos de los ojos y al mismo tiempo hace reposar la retina. Además, regenera rodopsina y otros enzimas que nos permiten ver en colores, y relaja la cabeza así como las cadenas musculares posteriores. Todo ello redunda también en la relajación de los ojos. Es muy agradable y tus ojos te lo van a agradecer instantáneamente. Te dejo ver el breve vídeo que explica la técnica y después te cuento algunas cositas más:

Ahora que sabes cómo se practica el palmeo, te aporto unos detalles muy útiles. Antes de ir a dormir, te recomiendo que practiques el palmeo de esta manera en particular: te sientas en el borde de la cama, te desabrochas el pantalón, apoyas los codos en las rodillas, te inclinas hacia delante, apoyas la cabeza en las manos, dejas caer el peso de tu cuerpo, respiras profundamente y te imaginas el negro cada vez más negro. Pasarás a un estado de alta relajación muy propicio para dormir profundamente y que tus ojos descansen.

Al practicar palmeo durante 5, 10 o 15 minutos y acostarte seguidamente, te dormirás con los ojos sumamente relajados, con lo cual podrán regenerarse mucho más profundamente; en consecuencia, incorpora este ejercicio de visión natural antes de irte a dormir y verás lo bien que te sienta a ti y a tus ojos.

Por supuesto, puedes practicar el palmeo en otras situaciones también. Por ejemplo, cuando quieras hacer una pausa o en momentos de transición (en el metro, esperando en alguna administración, en carretera si no estás al volante, cuando vas al baño…). Idealmente se hace durante 5, 10 o 15 minutos, pero incluso con 1 o 2 te resultará beneficioso. Vas a notar la sensación de relajación en tus ojos y te darás cuenta de cómo mejora tu percepción de la luz y los colores al terminar.

Entonces, ¿te animas a probarlo una o varias veces y decirme cómo te ha ido? ¡Me encantará saber de tus experiencias y progresos!

Deja tu Comentario