Introducción

Hoy te traigo más ejercicios y consejos para mejorar tu visión, extraídos de otra estupenda entrevista que me hicieron en Mindalia Televisión. Comenzaremos con 7 importantes consejos variados y seguiremos con claves para mejorar tu visión desde el punto de vista de la optimización mental.

El artículo de hoy es eminentemente práctico, así que te invito a instalarte cómodamente, tomar notas si lo deseas, y prepararte para mejorar tu visión de manera agradable y eficaz.

7 consejos para ver mejor

Lleva gafas, lentes o lentillas lo menos posible

Las gafas mantienen el ojo en condiciones de tensión, con una mirada rígida. Además, para comprobar si tu visión está mejorando al seguir las prácticas de visión natural, conviene que te liberes de las gafas.

Eso sí, aplica el sentido común: si las necesitas para conducir un automóvil o para otras actividades de riesgo, utilízalas en esos momentos para no ponerte en peligro a ti mismo ni a otras personas.

No lleves gafas de sol o úsalas puntualmente

Las gafas de sol cronifican la dilatación de la pupila y filtran muchas frecuencias de luz beneficiosas para los ojos y la visión. Si te molesta la luz solar por falta de exposición, puedes hacer ejercicios de luz y sombra y de contrastes (como el ejercicio de asoleo y sus variantes) para acostumbrarte de nuevo, o en todo caso ponerte una visera, sentarte a la sombra o parpadear más, o incluso llevar gafas estenopeicas, las cuales te protegen del exceso de brillo sin filtrar frecuencias de luz beneficiosas.

Tiene sentido utilizar gafas de sol cuando la luz es muy agresiva, como en la nieve, si conduces con el sol muy bajo en el horizonte, en el desierto o si hay reflejos muy intensos de la luz sobre el mar, para evitar que te entren cuerpos extraños si haces deporte donde hay mosquitos o mucho polvo… pero para todo lo demás, permite que tus ojos disfruten de todos los beneficios de la luz solar sin filtrar.

Utiliza gafas estenopeicas

Las gafas estenopeicas, también llamadas reticulares, de rejilla o de agujeros, permiten activar tu visión de mayor calidad, la visión foveal, y no presentan los inconvenientes de otros tipos de gafas o lentes. Se encuentran fácilmente por Internet, e incluso las más baratas son funcionales. Se pueden usar para leer, ver la televisión y otras actividades comunes siempre que haya suficiente luz. Al “obligarte” a mirar a través de los orificios, estimulan el movimiento de los ojos en lugar de impedirlo como las gafas.

Este tipo de accesorio puede ser muy útil para acompañarte en la transición hacia no llevar ningún tipo de anteojos. Eso sí, no conviene usarlas en espacios abiertos donde tengas que moverte, porque tapan la visión periférica. Tampoco son adecuadas para actividades peligrosas como el uso de máquinas o conducir un automóvil.

Juega con pelotas al aire libre

Esta sencilla actividad con familiares o amigos es altamente beneficiosa para la vista, ya que estimula la visión en movimiento y la relajación. El mero hecho de estar al aire libre hace variar los estímulos visuales, proyectando la vista a lo lejos y observando elementos naturales en movimiento. Si además aprovechas para jugar con pelotas de cualquier tipo o tamaño, incluso bolas de nieve, esta divertida salida será aún más útil para mejorar tu visión.

Date baños de agua caliente con 2 kilos de sal

Llena tu bañera de agua lo más caliente que te resulte agradable, añade 2 kilos de sal y disfruta de este momento. Relajarás todas tus cadenas musculares, con lo cual también se destensarán tus ojos. Además, al haber más sal en el agua del baño que en el interior de tu organismo, la toxicidad de tu cuerpo saldrá por ósmosis al agua del baño. Le darás un descanso al hígado, a los riñones y a los pulmones, ya que toda tu piel se encargará de la depuración que suelen hacer ellos. La relajación y la liberación de toxicidad te ayudarán a ver mejor.

Disfruta de un buen masaje

Los masajes en todo el cuerpo son relajantes y especialmente eficaces en los hombros, en las cervicales, en la cabeza y en la cara, como en el caso de los masajes californianos. La relajación en tu cuerpo facilitará que se relajen los músculos de tus ojos y mejorará el juego del enfoque.

Fascínate

El organismo tiene todo lo necesario para ver bien; si te dejas fascinar, si tienes curiosidad y permites que tu organismo se oriente espontáneamente hacia las cosas que te gustan, esto te aportará presencia, confianza, alegría y relajación, todo lo cual repercutirá positivamente en tu visión.

Practica actividades que te fascinen, dedica tiempo a tus aficiones y cultívalas. Todo ello permitirá optimizar tu mente para ver mejor; y al hilo de esto, ahora me gustaría profundizar en la importancia de tu cerebro para la vista.

Cómo ver mejor desde la perspectiva de la mente

A continuación te ofrezco varias claves para mejorar tu visión optimizando tu mente. El aspecto mental es uno de los seis niveles principales que constituyen el método Volver a Ver Claro.

Cuida la manera en que te expresas

La conciencia es como Google: lo que le propones que busque es lo que encuentra, así que conviene que le ofrezcas elementos positivos. Al cuidar tu manera de hablar, podrás programar tu mente para ver mejor.

Lo que dices de ti mismo condiciona en gran medida la realidad que vas a construir. ¿Cuál de estas opciones te parece el lenguaje más adecuado? (Tomamos el ejemplo de la miopía, pero se aplica a cualquier otro):

“Soy miope” / “Tengo miopía” / “Hasta ahora he tenido miopía”

Lo cierto es que no somos un síntoma. Quizá hayamos experimentado hasta ahora un síntoma, pero tenemos la capacidad de mejorar y recuperarnos. La afirmación más adecuada, por lo tanto, es “hasta ahora he tenido miopía“. Así creamos la posibilidad y la expectativa del cambio y programamos nuestra mente para que pueda suceder.

Otro consejo es no referirte al síntoma que has estado experimentando en términos de posesión. Es mejor decir “la presbicia” y “el ojo seco” que “mi presbicia” y “mi ojo seco”. Has experimentado algunos síntomas, pero te puedes recuperar, así que suéltalos y no los considerares tuyos, pues no lo son.

Por otro lado, al observar cómo mejora tu visión, es mejor que digas que este progreso es fantástico o maravilloso más bien que “increíble”, para que tu mente no interprete que lo que estás viviendo es irreal y que lo debe rechazar.

Crea diferentes caminos neuronales de percepción

Para crear nuevas conexiones neuronales que te permitan ver mejor, puedes hacer lo siguiente:

  • Mirar de noche sin luces artificiales.
  • Mirar estando cabeza abajo.
  • Hacer ejercicios con parches o jugando con espejos.
  • Mirar imágenes de efectos ópticos, como las que publicamos cada domingo en nuestros canales de Instagram, Facebook y YouTube.

Cada vez que creas condiciones diferentes para ver y varías los estímulos, los órganos de percepción lo constatan. Esto supone una fantástica gimnasia para el cerebro, el cual busca optimizar la información que recibe de maneras diferentes. Todos estos ejercicios son beneficiosos también para otras cuestiones de salud y contribuyen a prevenir enfermedades mentales degenerativas.

Crea la realidad que deseas vivir

Para optimizar la mente en este sentido, podríamos definir tres fases:

  • Decidimos que queremos volver a ver claro.
  • Prestamos atención a todo lo que nos demuestra que nos estamos acercando a esta meta, cada pequeño logro, y lo celebramos.
  • Llegamos a ver totalmente claro.

Al decidir que quieres volver a ver claro, ¡date las herramientas necesarias para lograrlo!

Para ello, comienza a aplicar los ejercicios y consejos de visión natural con este objetivo en mente. Es importante hacerlo desde la relajación y la confianza, siendo amable contigo mismo. También es crucial que reconozcas cada paso que des hacia delante:

  • “Hoy he tenido un instante de visión perfecta”.
  • “Hoy he practicado el palmeo tres veces y me ha sentado muy bien”.
  • “Hoy he conseguido estar más tiempo sin gafas”.
  • “Después de hacer el asoleo, he conseguido leer letras más pequeñas que antes”.
  • “Al hacer palmeo y parpadear más, he sentido los ojos más relajados y lubricados”.
  • “Hoy veo los colores más brillantes y distingo mejor la profundidad”.

Sean cuales sean tus progresos, ¡celébralos! De esta manera, pondrás tu mente en condiciones de ir a más, y paso a paso llegarás a esa tercera fase en la que ya verás totalmente claro.

Trabaja con los modelos de percepción aprendidos

Puedes aprender a ver mejor optimizando los modelos que te permiten ver más claro, según la psicología de la Gestalt. Tratamos con profundidad este aspecto en el curso completo Volver a Ver Claro, el cual llega siempre tras nuestro curso gratuito Despierta tu Visión. Si deseas participar en nuestro próximo curso gratuito, puedes apuntarte por aquí.

Vídeo de la segunda entrevista de Ainhoa de Federico para Mindalia

A continuación tienes la grabación de la estupenda entrevista que complementa este artículo (y es complementada por él). En ella verás también aspectos como los siguientes:

  • Claves emocionales, ejercicios y consejos para glaucoma, cataratas, ojo seco u ojo irritado, fotofobia y párpado caído.
  • ¿Por qué a veces vemos bien y otras no, y qué mensaje nos transmite esto?
  • Cómo mejorar la miopía y el astigmatismo.
  • Qué hacer si tienes moscas volantes.

Sin más introducción, aquí la tienes para que la puedas disfrutar:

Conclusión

¡Te animo a que pongas en práctica estos consejos y ejercicios! Cuéntame en los comentarios si ya ha mejorado tu visión al aplicar alguno de ellos y si quieres más información similar.

😊🌹🙏

14 Comments

Deja tu Comentario