Introducción

Hoy presentamos un contenido muy especial de nuestra querida Teresa Pellejero, directora del centro Yoga Vital de Zaragoza, educadora visual certificada en el método Volver a Ver Claro, creadora del método Yoga Visual y entrenadora en nuestra Escuela de Educadores Visuales Volver a Ver Claro.

Teresa participó en nuestro foro Visión Natural 2020 que se ofreció en julio de dicho año. Te traemos un interesantísimo extracto de su charla en esa ocasión, donde te explica en qué consiste una de sus clases de yoga visual. También te presenta ejercicios sencillos, divertidos y eficaces para mejorar tu visión naturalmente, sin gafas, lentes ni operaciones.

Quién es Teresa Pellejero

Profesora de yoga desde 2003, a partir de 2010 se forma en el yoga ocular y desde entonces ayuda a un público diversificado a mejorar su visión de forma natural con yoga, yoga ocular, yoga adaptado y yoga visual. Como directora del centro Yoga Vital en Zaragoza, ha facilitado sesiones individuales y grupales de visión natural desde hace más de diez años. Colabora de forma regular en Volver a Ver Claro desde finales de 2020

Vídeo: cómo es una clase de yoga visual y ejercicios

Aquí tienes el extracto de la charla de Teresa Pellejero en el foro Visión Natural 2020, donde nos enseñó en qué consiste una clase de yoga visual y ejercicios sencillos y eficaces para mejorar la visión naturalmente:

Además de este extracto de 22 minutos de su charla en el Foro de julio de 2020, con cinco ejercicios especiales (llamados dimensiones oculares), también tuvimos una clase completa de yoga visual en directo con Teresa el 8 de julio. Puedes ver la grabación de esta clase entrando aquí, en la página del eSPAcio para tus ojos.

Dimensiones oculares

A continuación te ofrecemos los ejercicios de este extracto por escrito, para que puedas repasarlos y tenerlos como referencia para practicar.

Las dimensiones oculares son sensaciones en los ojos. La idea es que te introduzcas en tus ojos, que te conviertas en conciencia y sensibilidad, y desde ahí te manejes por el interior de tu cuerpo.

Sensación de peso en los ojos

Para relajar la musculatura de los ojos, lo hacemos mediante el movimiento de la cabeza.

  • Cierra los ojos, siéntelos dentro de sus órbitas, imagínalos en las cavidades óseas donde se encuentran y siente que tienen movilidad. De esta manera, los músculos externos se relajan y quedan como cuerdas destensadas.
  • Ahora, ladea la cabeza lentamente hacia el lado izquierdo; sentirás cómo los ojos van cayendo hacia ese lado y notarás su peso.
  • Al inclinar la cabeza volviendo hacia el centro, sentirás que los ojos van volviendo suavemente hacia sus cuencas, como si cayeran en un pequeño pozo.
  • Ahora lo repites hacia el lado derecho, manteniendo la sensación de relajación. Deja que tu cabeza vaya inclinándose hacia la derecha mientras tus ojos se sueltan y salen de sus órbitas, con su musculatura relajada. Seguidamente, regresa hacia el centro.
  • A continuación, puedes experimentar lo mismo hacia delante: los ojos van cayendo hacia delante como si fueran péndulos. Después vuelven al centro y se repite el mismo ejercicio hacia atrás y regresando al centro.

Para que sea aún más eficaz, puedes combinarlo con la respiración, espirando al inclinar la cabeza a un lado e inspirando mientras vuelves al centro.

También puedes completar este trabajo sintiendo que tus ojos son como dos bolitas muy sueltas, como si colgaran de unos muelles. Vas girando la cabeza y experimentas cómo esas bolitas van chocando, completamente libres y relajadas.

Trabaja cuidadosamente con el cuello, sobre todo si tienes artrosis. Al practicar sentirás que tienes más dominio de tus músculos y se relajarán a tu voluntad. En cualquier momento en que sientas tensión en los ojos, juega con la sensación de peso de esta manera.

Salpicado

Salpícate los ojos cerrados con agua fresca cada vez que vayas al baño, especialmente tras trabajar con pantallas.

Orientar los ojos a lo lejos

Mira a lo lejos por una ventana abierta. Si esto no es posible, cierra los ojos e imagina que estás en la orilla del mar y que estás mirando la línea que une el cielo y el mar. Como el cerebro no entiende si estás viéndolo de verdad o no, los músculos ciliares se relajan y el cristalino se aplana.

La correcta ubicación

Se trata de tomar conciencia de la retina, que se encuentra en el fondo del ojo, y constatar que las cosas entran a la retina según van apareciendo, sin necesidad de hacer nada. La idea es situarte en una actitud pasiva, ya que los ojos son pasivos. A menudo la mente quiere volverlos activos, porque las cosas están al exterior, pero lo cierto es que para ver las cosas, estas han de entrar. La correcta ubicación significa entonces vivir la visión como una experiencia pasiva y dejar que la retina se impresione con las cosas.

  • Una manera de practicarlo es dejar unos minutos la mirada perdida y permitir que las cosas entren en tu retina. Esto es especialmente adecuado también para relajar la visión tras trabajar con pantallas.
  • Otra manera muy buena de practicarlo es al caminar por la calle. Siente que los edificios, los árboles y todo lo demás viene a ti, con lo que se genera una percepción del presente muy especial, lo que podríamos llamar “la danza de la realidad”. Constituye una meditación activa muy hermosa.

Vacaciones mentales y visuales

Para practicar esta dimensión, puedes hacerlo cerrando los ojos o incluso haciendo palmeo. Se trata de dejar la mente en blanco, como si estuvieras de vacaciones mentales. Imagínate que tienes una pizarra negra en el espacio frontal y estás esperando a que llegue un pensamiento en esa pizarra con un borrador en la mano. Ya sea que lleguen imágenes o palabras, quítalas con el borrador, deja la pizarra otra vez negra y permite que tu cuerpo y tus ojos se empapen de estas auténticas vacaciones mentales y visuales.

Conclusión

Estas cinco dimensiones mentales son verdaderamente eficaces para relajar tus ojos y tu mente. Dado que la relajación es el primer principio de la visión natural, son ejercicios altamente eficaces para mejorar tu visión sin gafas, lentes ni operaciones.

Para ir más allá: eSPAcio para tus ojos

En el eSPAcio para tus ojos de Volver a Ver Claro, Teresa Pellejero te ofrece clases semanales para practicar yoga visual, con acompañamiento y sin necesidad de autodisciplina durante la semana. Si quieres saber más al respecto, tienes todos los detalles por aquí.

16 Comments

Deja tu Comentario