Este viernes es el Día Internacional del Libro, y dado que la lectura y la visión están tan estrechamente relacionadas, no podíamos dejar pasar la ocasión de destacarlo.

La visión no es un medio exclusivo para acceder a la lectura (afortunadamente, también existe el tacto), pero sí es el más frecuente y accesible en general.

Por otra parte, los problemas de la visión no dejan indiferentes a los grandes autores literarios, quienes los mencionan en sentido literal o metafórico en citas como estas:

“Hay una condición peor que la ceguera, y es ver algo que no es”.

Thomas Hardy

“Siempre hay un tuerto o un listo que nos gobierna”.

José Saramago

“El horror es un impacto, un momento de absoluta ceguera”.

Milan Kundera

“Aquello que se considera ceguera del destino es en realidad miopía propia”.

William Faulkner

“Al margen de mi prosapia y opulencia, oso decir que soy un adonis, pese a ciertos defectos, como que mido tan solo un metro y medio y peso cuarenta y cinco kilos, que ando algo desdentado, mondo y lampiño, además de un poco bizco y significativamente cojitranco. Pero hasta el sol tiene sus manchas”.

Ladislav Klíma

Y para ver más muestras de cómo han calado los problemas de la visión en la literatura, aquí tienes un estupendo artículo del Instituto Cervantes sobre este tema en la obra de Galdós y Clarín.

Qué agradable cosquilleo mental, ¿verdad? Y especialmente el humor de Klíma nos da pie para hacer un poco de humor alternativo a continuación, sin pretensiones literarias, eso sí.

El Día del Libro, si nos atenemos a sus orígenes, es un momento propicio para pensar en Shakespeare, Cervantes, Garcilaso de la Vega… y para los amantes de la visión natural, también en Aldous Huxley. Así que vamos a ver hasta dónde nos llevan esas reflexiones.

– “Ser o no ser”: ¿Y si Hamlet era ciego?

– “Estoy continuo en lágrimas bañado”: ¿Y si Garcilaso tenía ojo lloroso?

– “No estás cursado en esto de las aventuras: ellos son gigantes”: ¿Y si en vez de locura el Quijote tenía algún problema de la visión?

Investiguemos más sobre esto último: sabemos que estaba obsesionado por la lectura de los libros de caballería y los leía mañana, tarde y noche. ¿Confinamiento voluntario?

También sabemos que el confinamiento actual ha disparado los casos de miopía, ojo seco y fatiga visual. ¿Serían estos los síntomas del Quijote?

Lo anterior nos lleva a conjeturar que, si bien el Quijote se pirraba por las novelas de caballería, quizá no supiera mucho de la Biblia: “Saca primero la viga de tu propio ojo, y entonces verás bien para sacar la paja del ojo de tu hermano”; es decir, mejora los problemas de la vista que tienes tú mismo antes de salir a enderezar tuertos.

Y de Aldous Huxley, ¿qué podríamos decir? Un título de novela como “Un Mundo Feliz”, ¿revela también ceguera? A nosotros nos gusta pensar que más bien revela a alguien que ve muy claro; y por cierto, como probablemente ya sepas, Aldous pasó de la ceguera legal a ver bien sin gafas gracias a la visión natural, como puedes ver incluso en Wikipedia.

Si lo prefieres, te lo cuento brevemente en este vídeo:

Para concluir, me gustaría invitarte a seguirnos de cerca en Instagram, Facebook o nuestros correos si ya formas parte de nuestra comunidad, porque este viernes, Día del Libro, te tenemos preparado un regalito ideal para la ocasión. Algo tiene que ver con el bueno de Huxley…

Hasta entonces, ¡disfruta de la belleza que te rodea, de la lectura y de todo lo bueno que te traen tus ojos!

2 Comments

Deja una respuesta a Volver a Ver Claro Cancelar