Introducción

Hoy te traemos 7 consejos para relajarte y ver mejor, procedentes de un extracto de la entrevista para Niños de Ahora, de la cual recientemente analizamos un extracto sobre alimentación y desintoxicación para ver mejor.

El texto que sigue al vídeo retoma su contenido para que te sirva de repaso y referencia por escrito, y también lo desarrolla y completa. ¡Disfruta de la lectura y la puesta en práctica!

Vídeo: importancia de la relajación y cómo lograrla

La importancia de la relajación

Los ojos son nuestras cámaras que captan las imágenes. Están rodeados por seis músculos: los dos que rodean el ojo como un cinturón y los cuatro que sostienen el ojo en la cuenca.

Los músculos que rodean el ojo tienen dos funciones:

  • Mover el ojo hacia donde queremos mirar.
  • Acomodar la vista alargando o achatando el globo ocular para ver de cerca o de lejos, como sucede con el zoom de una cámara.

Si estos músculos están relajados y tonificados, funcionan normalmente y podemos ver bien a cualquier distancia. Esta es la acomodación normal y natural de los ojos. En cambio, si hay tensión acumulada en los músculos de alrededor del ojo constantemente, el globo ocular queda continuamente alargado o achatado.

Cuando el globo queda continuamente alargado, vemos bien de cerca pero no de lejos: tenemos miopía. Cuando el globo queda continuamente achatado, vemos bien de lejos pero no de cerca: tenemos hipermetropía o presbicia.

Para volver a ver claro, lo primero que tenemos que hacer es prestar atención a estos músculos que hay alrededor de los ojos. El primero que lo estudió fue el oftalmólogo William Bates y publicó el resultado de sus investigaciones científicas en 1920, en lo que vino a conocerse como el método Bates de visión natural.

El doctor William Bates

Lo primero que observó el doctor Bates es que todas las personas que tienen problemas de la vista en general están muy estresadas; la tensión no solo se acumula en los músculos de alrededor de los ojos, sino también en la cabeza, en el cuello, en los hombros y en la columna, lo cual afecta además a la respiración.

Si los músculos que rodean el ojo están relajados, son capaces de achatar o alargar el globo ocular para poder enfocar bien a larga y corta distancia, respectivamente. En cambio, si hay tensión en estos músculos, el globo ocular permanecerá achatado o alargado constantemente y ya no podrá enfocar correctamente.

Al relajar todo el cuerpo, se destensan todas las cadenas musculares y se propicia la relajación de los músculos de los ojos. Por este motivo, es importante cuidar la relajación del cuerpo entero, así como aplicar técnicas específicas de relajación ocular.

Mejora tu vista relajándote

Siete trucos para relajarte y ver mejor

  1. En la medida de lo posible, libérate de compromisos excesivos en tu vida cotidiana. Como mínimo, reserva un momento en el día para sentarte y respirar profundamente; aún mejor, podrías practicar meditación aunque solamente sea un minuto al día.
  2. Una vez a la semana, date un baño de agua lo más caliente que te resulte agradable con 2 kilos de sal común, durante 20-30 minutos. Prepáralo de la manera que te resulte más agradable. Puedes ponerte música, velitas o cualquier cosa que te relaje y te aporte bienestar.
  3. Báñate los ojos con agua limpia y fresca; además de relajar, esto estimula la irrigación sanguínea en el globo ocular, lo cual también te ayudará a ver mejor.
  4. Corta dos rodajas de patata y colócalas sobre tus ojos cerrados. El frescor de la patata relajará tus ojos, así como ciertas sustancias que contiene.
  5. La manzanilla también contiene sustancias relajantes para los ojos. Prepárate una infusión de manzanilla y colócate dos bolsitas razonablemente calientes sobre los ojos cerrados. También puedes aplicarte el líquido con un algodoncito si lo prefieres.
  6. Túmbate y coloca una toallita con agua caliente sobre tus ojos cerrados. Después, repite la operación utilizando agua fría. El agua caliente relaja y el agua fría tonifica los ojos.
  7. Si trabajas con pantallas, haz pausas frecuentes para mirar de lejos (por la ventana abierta o a las esquinas más lejanas de la habitación; esto último lo puedes hacer incluso mientras trabajas).

Para profundizar y completar

Recuerda también que los ejercicios del palmeo y el asoleo son ideales para relajar tu cuerpo y tus ojos. ¡Practícalos con la frecuencia y la duración que te resulte agradable y razonable! Y aquí acabo de darte otra clave: este principio se aplica a todos los ejercicios que hagas. Es preferible practicar menos ejercicios con relajación y placer que imponerte una compleja disciplina de ejercicios que te haga sentir en tensión y quizá mirando el reloj por tener que atender a otras responsabilidades.

Recuerda siempre que lo importante es avanzar paso a paso y celebrar cada uno de tus logros. Esto te hará practicar la visión natural con interés y motivación. Para lograr una mejor visión y un mayor bienestar en general, es mucho más importante y eficaz disfrutar del proceso que aplicar esfuerzo y disciplina.

En nuestro curso Volver a Ver Claro profundizamos en diversas técnicas de relajación, como meditaciones guiadas, para mejorar tu visión. Su introducción gratuita, Despierta tu Visión, permite aprender lo más fundamental acerca de la relajación para ver mejor.

Verás cómo todos estos trucos te relajan y te ayudan a ver mejor sin gafas, lentes ni operaciones. ¡Te animo a hacer la prueba o a seguir practicándolos si ya lo hacías!

22 Comments

Deja una respuesta a Ramon Cancelar